2º Entrada: La vida rueda.


Holiiitaa *aplausos de fondo*








¡Volví!
Esta semanita, aunque algo tarde, os traigo un texto para reflexionar. No voy a demorarme mucho más con esto así que allá vamos.

¡Empecemos por el principio! 


Este pequeño texto se basa en la vida y sus opciones, la opción de seguir, la de parar o la de simplemente disfrutar. También podremos ver el papel de la autoestima (aprecio o consideración que uno tiene de sí mismo.), algo que algunos adolescentes tienen por los suelos. A veces la autoestima no depende solo de uno mismo si no de lo que los demás te hacen creer que eres. Por favor os pido, no dejéis que las criticas de las demás personas os afecten u os hagan creer que sois algo que no sois, eso es algo que únicamente podéis decidir vosotros, vosotros ponéis los límites. Un tema también clave va a ser la dificultad a la hora de elegir por las diferentes opciones, el miedo a la perdida de algo que ni si quiera es nuestro.

¡Y ahora os dejo con esta reflexión!

La vida da muchas vueltas, a veces hacia la izquierda y otras a la derecha, puede ser que hacia delante o hacia detrás. Por suerte o por desgracia simplemente disponemos de un 0,001% de posibilidades de que acabe en la misma posición y en el mismo lugar. Esto nos hace vivir en continuo riesgo, en continua incertidumbre, nos hace vivir la emoción del momento si dejamos que la vida ruede.
La cosa es que llega un momento en el que encontramos un lugar, una posición, un ambiente, una persona que nos hace plantearnos la idea de intentar parar y disfrutar de la estancia. Sin embargo, parar a veces no resulta del todo fácil, y es que solo a veces elegimos el sitio correcto para parar y es que solo a veces somos lo suficientemente inteligentes para saber por qué no es el momento, ni el lugar para hacerlo.
Somos seres vivos, concretamente el único ser vivo capaz de tropezar dos veces con la misma piedra, obviamente esto nos influye a la hora de proseguir nuestro camino, pero una cosa debemos tener clara y es que somos el único ser vivo consciente y con razón, somos unos seres magníficamente inteligentes con la capacidad de tomar decisiones con lógica. Esta claro que tenemos las capacidades suficientes para hacer una buena elección, simplemente nos hace falta un poquito de autoestima y algo de ayuda para frenar.
Es cierto que a veces nos empeñamos en detenernos, es cierto que a veces pensamos que nos ayudaran y entonces es cuando pasamos y no podemos frenar, es entonces cuando nos damos cuenta de que tal vez ese no era nuestro lugar. Evidentemente es un gran palo para nosotros, acabamos de dejar atrás nuestros planes, nuestras ideas, nuestros sueños, acabamos de dejar atrás la que creíamos que sería nuestra vida perfecta, acabamos de pasar por delante del lugar, del momento, del ambiente, de la persona...
Y se nos viene el mundo encima, comenzamos a rodar rápidamente, dejando de lado aquellas vidas que nos acompañaron desde el principio, aquellas que nos apoyaron y que intentaron ayudarnos a parar. Aquellas vidas que estaban dispuestas a dejarnos ir para que pudiéramos ser plenamente felices. Es obvio que no nos damos cuenta de lo que hacemos en esos duros momentos, pero créeme merece la pena echar el freno, mirar a nuestro al rededor y plantearnos que tal vez hace tiempo que encontramos nuestro lugar, nuestro ambiente, a nuestras personas y es ahora o nunca el momento de aprovechar de aquello que disponemos. No intentemos abarcar todo aquello que creemos que será perfecto, porque entonces, podemos perder, vidas importantes, vidas que nos dan la vida diariamente.
Habrá personas por el camino que nos ayuden como ya he dicho, pero también habrá personas que intenten hundirnos. No dejes que eso pase, no dejemos que eso pase, nadie puede hundirnos, nadie tiene el poder, nadie tiene la capacidad suficiente para hacerlo, nadie puede hundir mi vida sin antes hundir la suya. Levanta la cabeza, mírate, mira quien conseguiste ser y sonríe por ser tan rematadamente afortunado de ser lo que eres y de estar donde estas. No dependemos de ningún lugar perfecto, ni de ninguna persona formidable, ni de un ambiente confortable, simplemente dependemos de nosotros, nuestro cuerpo, nuestra alma, ¿para qué más?
-Fin.-

Y esto es todo por hoy cositas, espero que os resulte agradable y que os haga reflexiona que para ello es el texto. 
Muchísimas por llegar hasta aquí y muchas gracias por dejarme mostrar mis textos al mundo.
¡¡Cantidad ilimitada de besos para todoooos!!

1 comentarios:

  1. Muy buena reflexion. Nosotros decidimos nuestro destino. Nuestro momento y nuestro lugar y sobre todo de que personas nos rodeamos.

    ResponderEliminar